Una familia okupa se instala en su casa de Barcelona mientras estaba de vacaciones

Montse Pérez Llamas tiene un piso con piscina y vistas al mar en plena Diagonal de Barcelona. Se fue de vacaciones a Cádiz y al regresar se había instalado en él una familia entera. La historia no acaba aquí: la familia okupa, de origen turco, ha denunciado a Montse por amenazas.

Se ha llegado a gastar 15.000 euros en dos empresas que se dedican a ‘desokupar’ viviendas que no han logrado echar a estos inquilinos ilegales.»Soy una de las miles de afectadas de toda España. Me encuentro situaciones muy graves que me dan muchísima pena. Pago todos mis impuestos», denuncia.

No han conseguido sacar a los okupas porque hay dos niños. «Cada día me levanto llorando cuando está gente que vive gratis aquí se ríe de mí y de toda España», señala. Asegura que cuando ha denunciado los hechos en comisaría se ha encontrado con que los okupas tienen todos los derechos mientras ella se encuentra desamparada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *